Llamanos (75) 2310031 y +569 82313133

ANOREXIA NERVIOSA


14/11/2017 11:11:35



La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria (TCA) el cual se caracteriza por generar en el paciente, una restricción en la ingesta alimentaria, temor intenso y genuino ante la posibilidad de aumentar de peso y una alteración en su percepción corporal, razón por la cual se visualizan a sí mismos de manera distorsionada.

Se ha evidenciado mayor prevalencia en adolescentes y mujeres jóvenes, puesto que culturalmente se ha asumido la delgadez como prueba de haber alcanzado el éxito, mensaje que además es exacerbado por los medios de comunicación diariamente.

En cuanto a los factores de riesgo involucrados que permiten su desarrollo, se encuentran: insatisfacción con la figura corporal, afecto negativo (depresión ó ansiedad),  baja autoestima, problemas alimentarios durante la lactancia y la primera infancia y características de la personalidad tendientes a la búsqueda constante de la perfección. Los gatillantes, usualmente apuntan hacia factores ambientales que provocan estrés en la persona como: el desarrollo de la pubertad, experiencias traumáticas, problemas familiares, presión académica, duelos, enfermedades, etc. 

Es importante tener presente que la anorexia se puede presentar de dos formas: Restrictiva en aquellos casos que la pérdida de peso responde a una dieta estricta, ayuno prolongado y/o ejercicio excesivo y de intensidad elevada ó con Atracones/purgas la cual está asociada a episodios de vómito autoprovocado ó utilización incorrecta de laxantes, diuréticos o enemas.

Prevención y sugerencias a la familia

Existen variadas estrategias dirigidas a prevenir esta patología, muchas de ellas, tienen como protagonista a la familia, entendiendo a ésta, como la base afectiva, valórica y formativa del ser humano la cual es capaz de brindar protección, seguridad y contención a sus miembros en momentos de vulnerabilidad. Es por ello, que se recomienda que los padres generen instancias de conversación con sus hijos e hijas, en las cuales prime un ambiente de confianza y armonía, favoreciendo la apertura a compartir sus preocupaciones, temores y deseos, ante lo cual se debe prestar especialmente atención a aquellos comentarios relacionados con su aspecto físico.  

De igual forma, se insta a que los padres transmitan a sus hijos la importancia de una buena autoestima, evitando emitir mensajes descalificativos si existe sobrepeso.

Por otra parte y teniendo en consideración la fuerte influencia de los medios de comunicación, es que se debe reflexionar en conjunto con niños y adolescentes sobre los mensajes relativos al ideal estético, enseñándoles  que lo esencial es mantener un estilo de vida saludable en el cual se complemente la alimentación balanceada y la realización de actividad física acorde a sus necesidades.

En cuanto a la rutina diaria, se sugiere que idealmente la familia establezca horarios de alimentación conjunta, para que el momento de la comida, sea percibido como una reunión agradable en la que es posible intercambiar vivencias cotidianas. Dicha instancia, además, permite a los padres detectar los primeros indicios de la anorexia, por ejemplo, evitar sentarse a la mesa a comer, cortar los alimentos en trozos pequeños de forma previa a ser ingeridos, cambiar los alimentos de lugar en el plato, preocupación excesiva por la composición calórica de los alimentos y sus formas de preparación, visitas al baño inmediatamente tras terminar la comida.

Finalmente, facilitar las relaciones sociales y la participación en actividades extra escolares permite que niños, niñas y adolescentes se sientan integrados socialmente.